Noche


Hace poco me di cuenta. Lo vi claro. Tuve una revelacion! No, no era el condensador de flujos…

que eeeees lo que hace posible viajar por el tiempo...

Condensador de flujo

Resulta que estabamos con un grupo de amigos, decidiendo a donde ir a la noche. Basicamente decidiendo a que Boliche ir. Como (más…)

Hace un par de días me encontraba esperando el subte en Bulnes, mirando los televisores que colgaban a lo largo del andén, perdiendo el tiempo entre las canciones de Andy Rao y la música del Dúo Coplanacu, entre unos capítulos de Los Peques y las lecciones didácticas de un señor, un tanto excedido de peso, experto en Marketing, cuando una propaganda me shockeó.

Un hombre estaba sentado en un bar, que bien podría quedar en Las Cañitas por decorado y comensales, frente a una chica, bastante atractiva, que no hacía más que hablarle de su relación con su padre, a todas luces Edípica. El hombre, que no parecía muy inteligente ni muy expeditivo, decide que hay que cortar de raíz con ese momento tenso y aburrido e intenta darle un beso, pero la chica lo rechaza y la propaganda termina con un cartel que dice “Lleguemos a la segunda cita”.

(más…)

Hace unos días volvía a mi casa muy cansado. Me subí al colectivo y el único asiento que quedaba vacío era el de la primera fila, delante de todo junto a una anciana, del lado del pasillo. Nunca uso estos asientos, prefiero quedarme parado en el fondo, antes que sentarme y tener que pararme a los 5 min. para cedérselo a alguien, pero esta vez estaba muy cansado, así que me eché, cerré los ojos y simulé estar dormido.

Pensaba cuantas lindas chicas me estaba perdiendo de ver cuando sentí unos codazos en el abdomen. La música de un celular ambientaba todo el colectivo, 2 chicos hacían de Djs al fondo, con el sonido al máximo. La que me pegaba era una anciana, pensé que quería que le ceda el asiento a una persona muy vieja o muy joven, pero no.

Anciana: Nene,¿Qué es esta música que están pasando?

Beduino: Reggaeton señora, Reggaeton.

Anciana: ¿ Reggae qué?

Beduino: Reggaeton

Anciana: ¿Y eso que es?

(más…)

Llegó Diciembre, una época bastante extraña en el año. Es un mes en el que se trabaja mucho y se trabaja poco. Un mes en el que se buscan cerrar cosas lo más rápido posible y se busca organizar cosas lo más desorganizadamente posible.

 

Un mes en que el presupuesto lo perdés en 5 dias de sangrado

Es un mes donde la gente sabe que tiene que comprar regalos, y sabe que cuanto más cerca de Navidad estemos mas caro nos va a salir todo… y sin embargo… todos compran el fin de semana anterior a las fiestas.

 

Un mes en el que las tias demuestran su mal gusto

(más…)

Cuando se trata de temas como este hay que tener mucho cuidado… mucho cuidado. No es joda.

La gente piensa: “¿como puede ser que pase esto?” y tienen razón, es todo un tema de envase. Cuando no se puede no se puede y no hay que darle vueltas al tema. Es como le paso a River por ejemplo con todo el tema de Pasarella, esta clarísimo.

¿Existe?

(más…)

Cuando uno sale a “disfrutar la noche”, básicamente sale en busca de dos cosas básicas. 1) Mujeres y 2) Diversión con amigos (las amigas no existen, dado que el punto 2 entraría en conflicto con el 1, pero eso es para otra teoría)

La Menta - La noche

Esto es innegable, es una certeza, una realidad. Cualquier persona que salga a buscar otro tipo de cosas miente o es un desequilibrado mental. O capaz Baby Echecopar (no se si se escribe así, ojala este mal así lo ofendemos)

Dale con la joda pibe!

Estos dos objetivos a la hora de una salida, no solo son los puntos claves de la noche, sino también son parte del problema. ¿Por qué parte del problema? ¿Eso se preguntan? Y bueno entonces paren de estar al pedo y pensar y preguntarse este tipo de pelotudeces, ¿Qué se piensan que somos? ¿Petete? ¿el oráculo del sur? ¿Blanca Cotta? Basta!

OK ok, mejor si les cuento por que estos dos objetivos básicos de toda salida son parte del problema…aunque es algo que todo el mundo vivió alguna vez.

(más…)

Cuando hay mujeres, a veces, pocas veces, hay sexo, y cuando hay sexo hay que hablar. No solo durante el sexo hay que hablar (¡No se queden calladas por Dios!), sino después. Uno no se puede quedar callado, pensando, porque sino uno va a pensar que la chica va a pensar que uno está pensando. E inmediatamente, cuando se piensa eso, uno escucha la insoportable voz que siempre acompaña la pregunta “¿En que estás pensando?”.

Ni nosotros sabemos en que estamos pensando

La voz es insoportable, porque la pregunta es insoportable, porque generalmente uno no puede contestarla. Uno no puede decir en que estaba pensando o no estaba pensando en nada, en nada productivo, porque siempre se está pensando en algo, ¿O no? Piensenlo.

Uno tiene entonces que pensar algo rápido que decir, para que este tema de los pensamientos no destruyan el amor y/o el sexo o al menos hasta esperar a que llegue el remise.

Lo bueno es que cuando uno termina de hacer el amor se puede hablar lento, prolongar las oraciones y decir cosas sin sentido. Nadie se da cuenta. Es como estar grabando uno de esos discos de varios CDs de Calamaro.

Vuelvan, los extrañamos!

(más…)

Página siguiente »

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.