Antes de presentar mi primer teoría quiero realizar una aclaración vital para disipar contradicciones: si bien por definición soy un individuo que no se relaciona con la sociedad, he violado ciertas reglas para ir un paso más allá y adentrarme en la formulación de ciertos conceptos con datos palpables y experiencias propias. Dicho esto, paso a exponer lo que me llevó a escribir esta carta.

Les traigo aquí un tema, transformado en teoría, que me inquietó desde el primer momento. Tuve que realizar grandes esfuerzos (ayudados por grandes mentiras) pero finalmente logré posicionarme en varias empresas dedicadas al rubro “Sistemas”. Por el momento obviaré nombres ya que no son relevantes.
¿Qué quise demostrar? Pues algo muy frustrante: toda mujer que trabaja en Sistemas tiene novio / marido.

Se preguntarán como puedo realizar semejante afirmación; bueno… es una regla que confirmé y como toda regla tiene sus excepciones, las cuales explicaré a su debido momento.
Traigo aquí hechos y verdades: mis hechos y mis verdades.

Vieja dura

No requirió de una gran ciencia comprobar esta teoría, tan sólo un puñado de averiguaciones. Afirmo sin temor a equivocarme (y nadie podría refutarlo), que cada averiguación realizada llevó inexorablemente al mismo destino: una foto masculina, un anillo de bodas, un comentario contemplando las palabras “novio”, “marido”, etc., etc.
Confieso también que cuanto más cerca me hallaba de la verdad, mayor era mi decepción. Reconozco también que deseaba fallar en mi misión, más no fue así…

Tuve grandes sorpresas durante esta aventura. Sí que las tuve.
Era entendible que una gran mujer, dotada de grandes atributos de toda índole, tuviera un machito en casa. ¡Pero vamos! Esto también se daba en aquellos especímenes de la más baja calaña, ya sea por falta o abundancia de atributos. Y vaya que me enfrenté a verdaderas aberraciones, esto dicho claro con el mayor de los respetos. Mis ocasionales compañeros de aventura no me dejarían mentir, aunque como ya dije antes, no voy a dar nombres porque no es el sentido de este escrito exponer personas sino teorías.

Dije que había excepciones. Claro que sí, es una regla. Las excepciones estaban dadas por féminas que habían agotado su relación hacía no más de 1 mes. Pasado dicho tiempo volvían a estar ocupadas.

Tuve algunos detractores que afirmaban lo siguiente: no todas aquellas mujeres que afirman tener un chongo, lo tienen. Justificaban estas palabras alegando que lo hacían para no sentirse menos. Realmente no llego a comprender del todo esta estrategia, la cual ciertamente encuentro sin sentido. Y digo que no creo que esto pase pero incluso si así fuera, estas mujeres de todas formas entrarían en el universo de mi teoría, ya que el hecho de tener un hombre en sus camas no siempre es comprobable, más el efecto de afirmarlo es el mismo: decepción.

Repito nuevamente mi afirmación DLAV: toda mujer que trabaja en Sistemas tiene novio / marido.

Aquellos que puedan comprobarlo, háganlo. Aquellos que tengan datos que me contradigan, guárdenlos en ese lugar especial que esconden ahí atrás, justo debajo de sus calzones.

Los saluda sin tanto cariño,
El Ermitaño.

———————————–
Contalo, contalo:

Digg Delicious Newsvine Reddit Blinklist Furl Blogmarks Shadows Simpy

 

Anuncios