Rueda de amigos. Horas y horas de charla. Los temas (mujeres, fútbol, trabajo) ya casi se agotan. Se habla del pasado con nostalgia y de pronto a alguien se le ocurre preguntar si sigue vivo. Todos sabemos que no, pero no queremos admitirlo. Como con Elvis, alguno se convence a sí mismo de haberlo visto en algún kiosko de algún barrio lejano, bien lejano, donde es imposible llegar para comprobarlo. Todos simulamos creerle, le preguntamos “¿En serio?”, pero en realidad sabemos que es mentira. Ha muerto. El Naranjú ya no existe más. ¿Y por qué estoy hablando del Naranjú? Porque merece un homenaje. El Naranjú fue pionero en la industria alimenticia argentina, abriendo un mercado que hoy es furor. El Naranjú fue la primer agua saborizada del país.

Tengo un amigo que dice que las aguas saborizadas no existen, porque por definición el agua debe ser inodora, insípida e incolora y las aguas saborizadas no cumplen con ninguna de las 3 condiciones. Que “agua saborizada” es otra forma de decir “jugo”. Una forma más elegante, más cool.

Hagamos de lado esta objeción por un momento y supongamos que las “Aguas saborizadas” efectivamente existen y que el Naranjú estaba constituido fundamentalmente por agua y no por cualquier otro líquido.

Naranju te quiero

¿Qué diferencia habría entonces entre el Naranjú y el resto de las “aguas saborizadas”? ¿Por qué no habríamos de considerar al Naranjú como otra “agua saborizada”, como la primera, como la pionera?

¿Porque les molesta a los “marketineros”? ¿A los “chetos”? ¿Porque la tomabamos “Los cabecitas negras” con los 10 centavos que nos sobraban después del picado? ¿Porque su envase no era una botella, sino un sachet que nunca fue aprobado por bromotología? ¿Porque disminuiría el status de las “aguas saborizadas” y ya no las podrían vender a $2?

No discriminemos al Naranjú. Fue, es y será la primer “agua saborizada” del país y probablemente del mundo. Abrió un camino.

Igual que Borges, que San Martin, que Madorran, nunca tuvo reconocimiento en vida. Hagámosle un homenaje ahora que ya no está entre nosotros.

Gracias Naranjú!

Saludos.

El Beduino.

———————————–
Contalo, contalo:

Digg Delicious Newsvine Reddit Blinklist Furl Blogmarks Shadows Simpy