mp

El idioma va evolucionando, va incorporando frases, palabras, modismos. Pero ¿Por qué evoluciona? ¿Quién genera la evolución? ¿Quién comenzó a decirle “Mi chica” a su novia? ¿Quién comenzó a decirle “Altas” a las cosas “copadas”? ¿Y quién empezó a decirles “copadas”? ¿Quién? ¿Quién?! Luego de un meticuloso estudio concluí en que Alan Faena. No puede ser otro, tiene que ser él. Alan Faena es vértice de la pirámide de lo cool en la sociedad Argentina. Todos quieren imitarlo. Todos quieren vestirse como él, comer como él, hablar como él, en fin vivir como él. Alan Faena impusó lo de vestirse de blanco, las bufandas, los sombreros ridículos y un montón de cosas que ni siquiera notamos, pero antes no estaban como la metrosexualidad.

Alan Faena

Personalmente pensaba que no necesitábamos toda esta “evolución”, pero tampoco me quejaba, porque no me molestaba, hasta que Alan se obsesionó. No sabemos porque se obsesionó el pobre Alan, no sabemos cual fue el detonante, podemos especular, indagar. Las obsesiones surgen de la nada y poco a poco ocupan todo, quien se obsesiona no puede pensar en otra cosa. En este caso Alan se la agarró con Palermo y empezó a dividirlo. Antes existían Palermo Viejo y Chico. Con eso nos bastaba ¿Para que más? Ni que Palermo fuera tan grande. Pero llegó Alan y surgieron Palermo Soho, Hollywood, Sensible, Vivo, Almeja, y hasta un Palermo que ni siquiera se llama Palermo, “Las Cañitas”.

Los márgenes de error se achican. Después de estar nasheando, vorticeando a dos manos, conseguimos un teléfono. Fue un trabajo duro. La chica quiere ir a Palermo Hollywood. Uno estaciona el auto con seguridad, cree estar allí, pero le erró. No por mucho tampoco, 1, 2 cuadras. Pero la chica se enoja y mira como si ella fuera Israeli y nosotros un terrorista Palestino tratando de dividir Jerusalem. No habrá sexo por años. Todo el esfuerzo hecho a la basura. Y que no escuche nadie, porque será lo mismo, El “Beto” Alonso en una fiesta de la filial Blas Armando Giunta.

Plata perdida. Discusiones eternas con tacheros y remiseros, luego de cuadras y cuadras de más. “Pero vos me dijiste Soho y esto es Hollywood”, “Pero vos me dijiste Almeja y esto es Las Cañitas”, “¿Me estás faltando el respeto?”.

Amigo extranjero. “Podés ir a tomar algo a Palermo Soho, con un taxi estás en 5 min”. Y al día siguiente “¿Y te gustó?”, “jajaja, sí, pero mira que son exagerados ustedes los Argentinos, es lindo, pero compararlo con el Soho”. Alan, estás destruyendo la imagen del país!

Y esto parece continuar. Alan no para. Si sigue así podemos llegar a tener un Palermo por manzana, por cuadra, hasta por edificio. Podríamos llegar a tener un “Palermo edificio verde alto” o un “Palermo la casa abandonada en donde vive la vieja que cuida gatos”. Miles de Palermos, millones, infinitos.

A la autoridad competente, por favor tomen las medidas necesarias para que esto no continúe. Para parar esta locura.

A Alan, gracias.

Gracias Alan Faena!

Saludos.

El Beduino.

———————————–
Contalo, contalo:

Digg Delicious Newsvine Reddit Blinklist Furl Blogmarks Shadows Simpy

Anuncios