Las personas cambian, los países cambian, el mundo cambia.

Hay cambios necesarios y otros que podríamos y hasta deberíamos evitar.

 

Sinvergüenzas“, nadie que tenga menos de 60 años dice este ¿insulto?

“Estos mocosos nos están faltando respeto“, de nuevo, lo mismo, frases de gente vieja. Palabras de antaño.

Sin embargo esta vez creo que es necesario usarlas. Creo que esta vez hay gente que perdió la vergüenza, que nos está faltando el respeto.

 

Antes si alguien tenía una flatulencia, si quería ir al baño, se escondía, trataba de pasar inadvertido.

Incluso al salir del baño, algún paranoico, podía llegar hasta prender un fósforo para esconder su crimen, cosa que nunca servía para tapar el olor principal y al contrario, lo potenciaba. UN ASCO.

Antes la gente trataba de deshacerse de los desechos de su cuerpo “de querusa”. Hoy todo cambió, ustedes lo habrán notado, todo cambió cuando se pusieron de moda los “YOGURTS LAXANTES “.

This way please

Los yogurts laxantes salieron a la venta hace aproximadamente 2 años, en pleno estancamiento de la campaña de EEUU en medio Oriente. El lanzamiento fue con todo. Antes lo actores no querían participar en propagandas de laxantes, les daba vergüenza, se suponía que era el paso previo a la muerte actoral, después de eso sólo quedaba trabajar en Canal 7. Los ejecutivos de los yogurts laxantes sin embargo lograron convencer a muchas de las mujeres más hermosas de la farándula para que protagonizaran la campaña y salieron victoriosos.

 

Las mujeres se volcaron frenéticamente a comprar esta sustancia. Al parecer muchas mujeres estaban constipadas por vaya a saber que extraña causa y no nos habíamos dado cuenta. Un sin número de mujeres empezaron a almorzar solamente “yogurts laxantes”. Se comenzó a dar un extraño fenómeno. Los hombres veíamos a las mujeres comiendo yogurts laxantes y no nos acercábamos por obvias razones, las mujeres al ver que los hombres no se acercaban comenzaron a sentirse mal, gordas, “como taponadas” y recurrían aún más a los yogures laxantes. Un círculo vicioso.

 

Poco a poco los hombres fueron entrando a la secta, convirtiéndose en consumidores de esta extraña sustancia. Un compañero de trabajo empieza a comer un yogurt laxante y te mira como riéndose, como burlándose, como faltándote el respeto. Y es uno, “el normal”, el que tiene que huir al baño, antes que estalle el reloj biológico que está simbolizado en el sachet. Te está CAGANDO.

 

La sociedad entera está sucumbiendo a la fiebre de los yogurts laxantes. Si uno no lo come genera preocupación en los demás. Es como la película La COSA. Un ejercito de Zombies Evangelizadores, de Testigos de Jehová de esta sustancia. “Pero, vas a quedar constipado”, “Pero ¿cómo cuidás tu flora intestinal?” ¿QUÉ CARAJO ES LA FLORA INTESTINAL?, lo más probable es que no exista ¿O acaso existe la Fauna intestinal? ¿No se dan cuenta que en 2000 años de Civilización Judeo Cristiana nadie cuidó la flora instentinal y sin embargo nadie tampoco murió por eso?

 

Mi teoría es la siguiente. El yogurt laxante es la respuesta que tiene EEUU a largo plazo para la escasez de petróleo. Están generando energía por otros métodos… en nuestros intestinos. Todavía no se lo pueden dar a otros animales porque todavía no pueden lograr generarlo con buen sabor como para que estos se lo coman, y los otros animales no son estúpidos y no sucumben al Marketing. Pero en cuanto lo logren, habrá granjas enteras con animales comiendo “yogures laxantes” y generando gases. Todo esto es un experimento con seres humanos. ¿No se dan cuenta? Estamos en algo parecido A Matrix. Abran los ojos!!!

 

Que llegue ya ese momento, por favor, liberémonos de esto, liberémonos YA!

Gracias ejecutivos de los yogurts laxantes!

Saludos.

El Beduino.

———————————–
Contalo, contalo:

Digg Delicious Newsvine Reddit Blinklist Furl Blogmarks Shadows Simpy