Una nueva carta ha arribado a mi hogar. Esta vez es de un reconocido investigador a nivel mundial: el antropólogo Lauren Palom. La publico no sin antes agradecerle haberse tomado la molestia de escribirnos.

Palom en plena conferencia en nuestra Universidad

Estimados Lectores:

Escribo esta carta entre exitado y extasiado. Ayer leí su post (La dominación femenina) y no pude dejar de emocionarme.

No sé si la coincidencia de ideas se debe a que usted leyó libros míos como “Feminización o muerte” o el Best Sellers “Yo soy su mujer” o ignora completamente mi obra y tan solo usó el sentido común para llegar a las mismas conclusiones. No me importa. Un aliado es un aliado provenga de donde provenga.

Hace mucho vengo advirtiendo de la conquista femenina del mundo. Los síntomas son muchos y hace bien usted en presentarlos de a poco, de a dos, de a tres.

Contradiciendo el dicho popular Lo que abunda a veces daña, a veces mata, no la marihuana, sí el alcohol. Sin embargo creo que antes de presentar los síntomas sería útil determinar como empezó todo esto y es aquí donde mis conocimientos antropológicos pueden serles de gran ayuda.

La revolución femenina comienza en 1900, antes las mujeres no trabajaban, ¿o no querían trabajar? Mmm.

Antes de 1900 trabajar implicaba subirse a un caballo al rayo del sol, sembrar con frío, ser herrero en medio del calor, estar en una mina de carbón, etc, etc, etc. En ese momento las mujeres estaban “sometidas”. Las mujeres “tenían” que limpiar el hogar, lavar la ropa, cuidar a los chicos, hacer la comida. ¿Mucho trabajo? Veamos:

  • ¿Cuántas mudas de ropa tenía la persona promedio? Una, que casi nunca se lavaba.

  • ¿Las casas eran chicas o grandes? Chicas, generalmente de 1 ó 2 ambientes.

  • ¿Y los chicos? Los chicos trabajaban (Leer Oliver Twist entre otros).

¿Cuantas mudas con ropa habá?

Por lo que vemos casi ninguna de las tareas que enumeré anteriormente se hacía realmente, no era necesario, las mujeres sólo cocinaban, nada elaborado, la gente no tenía mucha comida. Calentar el pan, una sopita, a lo sumo un pollo al spiedo. Si el hombre se portaba bien y le llevaba flores y sacaba la basura, a lo mejor, a lo mejor, le tejían un pullovercito.

Y entonces en el siglo XX surgen los trabajos administrativos, que son obviamente más cómodos. Las mujeres exigen inmediatamente liberarse y los hombres aceptan, con gran remordimiento, sintiéndose culpables de haberlas “sometido”.

Los hombres, que trabajaron como esclavos, bajo condiciones infrahumanas durante siglos y siglos, comparten las conquistas sociales que ellos consiguieron con las mujeres y se excusan por “tanto maltrato”.

Si, AHORA te haces la loca y nos faltas el respeto

La mujer de todas formas no está obligada a realizar ningún tipo de trabajo, puede quedarse en el hogar, como ama de casa. El hombre también pero tendrá otro rotulo: Mantenido, los Neo Roviralta.

¿Qué diríamos de la mujer de un alto ejecutivo que se queda en su casa sin hacer nada ayudada por cinco mucamas? Nada.

¿Y del esposo de una alta ejecutiva que hace lo mismo? Cafiolo, Gigolo, Guillotina, Orca, Paredón, Condena Social.

Además la mujer se independizó para realizar sólo aquellas tareas que le gusta hacer.

Si le preguntan a una mujer les va a decir que hay trabajos que ellas no hacen porque son de fuerza, como levantar bolsas en el puerto.

¿Para cuando un cartel de mujeres trabajando?

Pero las mujeres no ingresan en aquellos ramos que no les gustan, no sólo en aquellos que demandan fuerza. Por ejemplo nunca van a ver una mujer albañil, ¿se requiere fuerza para ser albañil? A veces sí, pero para el 90 % de los trabajos no. Eso sí, te llenás de polvillo y es desagradable.

¿Existen las mecánicas o electricistas? ¿Las pintoras de brocha gorda? ¿Las basureras? ¿Lavan los vidrios de los edificios? ¿Existen barcos pesqueros de mujeres? ¿Cargan camiones con arena? No, porque son tareas desagradables. Fíjense que no se necesita fuerza en estas tareas. Y no me digan que conocen un caso, es la excepción a la regla.

Sin embargo existen también tareas exclusivas de mujeres: decoradora de interiores, recepcionista, niñera, etc. Tareas que se destacan no precisamente por demandar un gran esfuerzo.

Como vemos el mundo gira alrededor de dos pares de fuerzas, el sedentarismo y las astucia femenina y el remordimiento y la ingenuidad masculina.

Esta es la teoría que quería compartir con usted Beduino. Como surge La Liberación Femenina, cuando, por qué.

Espero haberle sido útil.

Para cualquier duda a su disposición.

Atte.

Lic. Lauren Palom.