Traigo a colación uno de los asuntos que, como casi siempre, más indignación me traen: la Publicidad y su gente.
Gente que se autodenomina “creativos”… ¿Qué características debe poseer una persona para ser adjetivada como creativa? La respuesta más simple es la de crear.

Señora aflojando bulones

Yo no estoy en el medio publicitario pero así y todo creo. En el presente momento estoy creando este escrito.
Asimismo, ¿ser un publicitario implica sí o sí ser creativo? ¿Y si sólo es un ladrón? ¿Crear un robo es considerado algo creativo? ¿Entonces los publicitarios son ladrones?
Ya lo creo.

Robaron un adjetivo tan bello (ok…) con el único objetivo de sonar más cancheros. “Hola linda, ¿venís siempre a bailar acá? ¿No? Bueno, no importa, yo soy creativo.”

Pero la parte más indignante para mí es cuando me pongo a pensar en qué cosas crean. ¿Crean vida? ¿Crean parques? ¿Crean orfanatos? ¿Crean pastafrolas? ¡No! ¡Crean publicidades tristísimas!

Confieso que no puedo ser objetivo en este tema (ni en ningún otro, por supuesto). Cada vez que miro la televisión y hay propagandas, indefectiblemente cambio de canal. SIEMPRE. No conozco más del 2 ó 3% de la publicidad actual.

Tengo varios motivos para hacer esto, voy a nombrar dos:

  • Me parecen “obras” que tocan siempre los mismos temas y que giran entorno a las mismas emociones (amistad, hijos, abuelos, chistes sin gracia).
  • Y lo peor de todo, quieren hacerte creer que necesitás algo usando cualquier artilugio, muchas veces incluso encarándolas con temas que no tienen nada que ver con lo que se vende. ¡A mí nadie me dice qué comprar!

Publicitarios, a mí no me interesa lo que venden por más que pongan tres culos al desnudo. A lo sumo miraré la carne y ahí termina todo.

COMPRO!!

Conozco sus tretas, piensan que después voy a comentar con mis ovejas lo redondos que eran los culos de la publicidad de “XXX”. Se equivocan!! Jamás propago sus mentiras, me guardo los culos para mis noches oscuras.

A medida que voy escribiendo siento como crece mi odio. En este momento estoy realmente ofuscado pensando en lo tonto que me consideran. Entiendo que estas farsas funcionen con la gente de la sociedad, pero no conmigo!

No entienden, ¿no? Hay gente despierta que todavía piensa por sí misma, gente a la que no la emociona el abuelo jugando bochas y comiendo una mermelada marca Putifo. Si el abuelo tiene plata para comprar esa porquería entonces no tiene nada de tierno. Los abuelos con guita no conmueven.

Juampi arrimando el bochin

¿Pero qué puedo hacer yo más que descargarme en este blog? La publicidad ya está encarnada en el mundo entero, la gente lo toma tan naturalmente como saludar al pajarito por la mañana. Y si no me creen, lean la definición de la Real Academia Española:

creativo, va.

  1. adj. Que posee o estimula la capacidad de creación, invención, etc.
  2. adj. ant. Capaz de crear algo.
  3. m. y f. Profesional encargado de la concepción de una campaña publicitaria.

Curioso.

Vean además la falta de códigos de esta gente: los que estudian abogacía son abogados, los que estudian psicología son psicólogos, los que estudian rejería son rejeros.
Como se puede apreciar, los otros miembros del gremio de la trampa respetan su título, pero ellos fueron más allá y, queriéndose pasar de vivos, se adueñaron de una palabra tan usada. ¿Otra treta marketinera?

Y para finalizar desenmascaro otro accionar mafioso. ¿Cómo se le dice a una marca que no hace publicidad en grande? Segunda marca. Por lo general son más baratas y mejores, pero la gente del medio hizo campañas para desprestigiarlas tan sólo porque no les dan de comer a ellos.

Galletitas de la alegria

A mí la publicidad no me engaña, no me llega. Si yo fuese el único comprador de tal o cual producto, quebrarían las empresas que invierten dinero en hacer propagandas insípidas en lugar de mejorar lo que venden. ¡Estoy con las segundas marcas a morir! (el Leñador sabe de lo que hablo)

Saludos,
El Ermitaño.