Add to FacebookAdd to DiggAdd to Del.icio.usAdd to StumbleuponAdd to RedditAdd to BlinklistAdd to TwitterAdd to TechnoratiAdd to Yahoo BuzzAdd to Newsvine

Una de las mayores costumbres de los jóvenes argentinos es la ronda. Se hacen rondas para muchas cosas, desde el jardín de infantes, en el cual se hacen rondas para los juegos o para escuchar a la señorita maestra contar un cuento hasta en los casamientos, en donde se hace una ronda para que los novios bailen dentro.

Chupar la bombilla…

Pero hay dos rondas que son especiales. Muy especiales. Una de ellas es la del mate. No se entiende mucho por qué, pero en Argentina la ronda del mate es sagrada. Si vas en primavera o en verano a una plaza en Argentina, seguro encontrarás por lo menos una ronda de mate. Puede ser que a alguien no le guste, que le parezca un asco compartir la bombilla, lo que sea, pero alguna vez seguro que todos se sentaron en una ronda a compartir el mate (que es argentino).

Despues de 37 de estos, salen las mejores teorias

La otra ronda que se puede ver entre amigos, muy seguido, pero en un ambiente un tanto más nocturno, es la ronda de la cerveza. Ya sea en un bar, en una casa o en una plaza, otro clásico argentino es la ronda de la cerveza.

En esta ronda es donde surgen muchísimas de las teorías que hoy se pueden leer, es en la creativa divagación fomentada por la espumante rubia de cuerpo dorado y refrescante naturaleza donde uno encuentra aquella inspiración, aquel pensamiento profundo que posibilita encontrar una nueva teoría.

¿A qué viene todo esto? Bueno, es que el tema que compartiré con ustedes hoy es un clásico de las rondas cerveceras. Es un tema que seguramente ha surgido en toda ronda cervecera que se precie.

¿Una mujer es “fácil” porque se acuesta con alguien con quien sale en la primera cita? ¿O es una creencia de los hombres? ¿O es una creencia de las mujeres?

En MTV se besan a los 10 minutos de conocerse!

Vamos a responder estos interrogantes de a poco.

Ante la primer pregunta, ante la opinión dividida que El Sabio ha recopilado, la respuesta más común es que NO. No es “fácil” aquella mujer que se acuesta con alguien con quien sale en la primer cita. ¿Por qué habría de serlo? Muchas cosas pueden haber pasado en dicha primer cita, puede haber habido mucha química, puede que esas dos personas se conocieran hace tiempo pero realmente sea la primer vez que salen en una cita, puede ser que simplemente “una cosa llevó a la otra”. No tiene nada de malo.

Nuestra segunda pregunta es si esta es una creencia de los hombres. Nuevamente una opinión dividida. Hay muchos que creen que una mujer que se acuesta con un hombre sin conocerlo es porque le gusta el revolcón. Por lo tanto es considerada “fácil”.

Ahora, hay mujeres que creen que si se acuestan con un hombre en la primer cita, el las considerará “fáciles”, por lo que no lo hacen, por más ganas que tengan, y por más “piel” que sientan con la persona con la que salgan.

La creencia femenina se encadena con la masculina, provocando un círculo vicioso en el cual ella no quiere acostarse con el para que el no la considere fácil y el ni piensa insinuarse a acostarse con ella en la primer cita si le interesa tener algún tipo de posibilidad de relación duradera.

Conclusión: Los dos se dan una ducha de agua fría por separado, en lugar de una ducha de agua caliente juntos.

He elaborado, en base a datos históricos, dos teorías en cuanto al posible origen de estas “inhibiciones”. Declaro dos culpables muy diferentes, pero probables ambos dos.

Puritanismo… o pelotudismo

El primer posible culpable es el puritanismo yanqui. El mismo que en USA quería prohibir el rock por considerarlo una música del demonio, ante su evidente derrota contra el sexo en las décadas del 50 y 60, decidió que, si no podía ganar, podía generar algún tipo de sentimiento de culpa en las mujeres por el cual evitarían una promiscuidad sin límites. Y ahí surgió esta especie de “ley”, que, curiosamente, es increíblemente fuerte en USA.

Vieja molestas o jovencita que da vuelta la cara?

El segundo posible culpable de esto tiene que ver con varias de las teorías desarrolladas aquí, en nuestro blog (en especial, con las teorías de la dominación femenina y de las buenas costumbres). Fueron mujeres las que implantaron esta creencia. Si, de la misma manera en que dicen “hoy no, me duele la cabeza”, dicen “hoy no, es la primer cita”, “hoy no, es demasiado pronto”, “hoy no, nos estamos apurando” y todo otro tipo de frases destinadas a retrasar el encuentro. De la misma manera que con las buenas costumbres, la sociedad fue, de a poco, tomando estos conceptos y ahora, gracias a la dominación femenina, las mujeres han logrado salirse con la suya.

Lo curioso es que quizás ambas partes quieran desesperadamente hacerlo en la primer cita (lo que no tiene nada de malo), y ambos lo negarán y se “recatarán” solo por culpa de que algún puritano (o alguna mujer un poco histérica) alguna vez insinuó que era un comportamiento de mujeres “fáciles”.

El Sabio se retira a profetizar en las rondas de cervezas.

Like This!