Voy caminando por la calle y veo publicidades, siempre las ha habido.

Los primeros publicistas documentados?

En la antigüedad, por ejemplo, Jesús tenía su propio grupo de publicistas que se encargaban de “engrandecer” (gracias Jebediah Springfield) su imagen. Para evitar malas famas, se los llamó “apóstoles”.

Un gran truco publicitario

Otros pintaban cúpulas de iglesias, entonces los nobles, aburridos del sermón dominical en latín, miraban para arriba y le comentaban a su esposa: “Mirad que bello óleo ostenta la cúpula de esta magnífica catedral. Poseeré en mis aposentos una obra del mismo artista, aunque deba pagar por ella.”

Compradme un pollo o sufrid las consecuencias!

En la Edad Media, la publicidad era directa. Más parecida a la Mafia que a la publicidad que conocemos. Un tipo de 2 metros, con cicatriz al costado de la cara vendía pollos y si alguien osaba pasar cerca suyo y no le compraba el pollo, recibía su merecido.


En el fútbol también siempre hubo publicidades, desde marcas de cerveza en el centro de la camiseta hasta propagandas de preservativos por sobre el pantaloncito, incitando a la gente malpensada a hacer gala de toda una gama de chistes e improperios creativos.

Una cosa que siempre me pareció extraña acerca de las publicidades fueron los logos. Si, ya sé, representan una marca, le dan una imagen y no sé cuantas cosas más, pero siempre me parecieron extraños.

Si se abre una compañía, la misma no existe hasta que se muestre el logo. Mediante una presentación llena de pompa y fanfarria, la empresa (de la que ya se sabe su nombre, razón social, capital en blanco, capital en negro, empleados cesanteados y deudas) prepara todo para mostrar al mundo una imagen que la identificará durante los sucesivos años y que, supuestamente, nadie conoce.

Habitue de las presentacionesNo me peguen, soy el presentador

Se presenta el orador, generalmente una persona de la farándula local o mundial (depende de la empresa) que dice una serie de líneas y diálogos predefinidos acerca de una empresa y un negocio del cual no tiene la más pálida idea y probablemente, no desee utilizar en el futuro. Que el gran futuro que tiene, que los excelentes profesionales que la conforman, que la visión y la misión, de todo, salvo decir que por hablar dos boludeces le pagaron más que a un empleado de la compañía durante todo el año.

Es para que no vean el logo...

Redoble de tambores, se bajan las luces, humo denso que hace que la gente tenga que cerrar los ojos… ruido de trompetas romanas anunciando la llegada del nuevo gladiador a la arena… presentando con ustedes ¡¡¡AL LOGO!!!

Que desilusión. El nombre de la empresa escrito con una fuente bajada de Internet por 2 pesos y en cursiva. Una mancha que hasta un chico de dos años podría haber hecho. Una sucesión de líneas y formas inconexas que nada tienen que ver con nada. El mismo logo que está en la empresa hace 30 años pero aggiornado a los tiempos que corren, más tecnológico, más difuminado, más metrosexual.

El original gayEl actual metrosexual

¿Para esto le pagaron miles y miles de dólares a gente autodenominada creativa? ¿Para pasar a papel la forma que tenía el contorno de la milanesa que comieron hace dos días?

Ojalá los parta un rayo

Por favor, se pueden llegar a tardar 3 segundos en dibujar un garabato, 5 en decidir un color y 12 en buscar una fuente en el Word y escribir la palabra. Miles (a veces millones) de billetes por 20 segundos de trabajo… ¿me equivoqué de carrera?

Lo peor de todo es que así y todo, apenas se visualiza el logo se escucha un OOOOOOOH de emoción y admiración que solo es tapado por una ronda de aplausos que hace que todo el equipo de “creativos” se sienta Dios, Maradona, Superman, Nicole Neumann, Manu Ginóbili y Bush, todos juntos.

Publicidad redituable

Además, después hay gente (me incluyo e incluyo a todos) que se pasea haciendo una suerte de “publicidad paga ambulante” con una remera o campera que tiene un logo de 70×70, lo más felices… ¡y lo de paga es porque nosotros pagamos por ello!

La pipa de la pazEn su corceeeel, cuando sale la lunaaaaaa

Ya sea una M gorda y deforme, una pipa, un puma, o un caballito negro en un escudo amarillo sobre fondo rojo, siempre ves logos en las remeras de la gente. Y lo que en la televisión se paga por segundo, nosotros lo hacemos gratis durante años... no, peor… pagando!

Un tipo dominado... y metrosexual

Evidentemente, a nadie le importa ni le preocupa. O hay alguien detrás encargado de que se oculte toda esta conspiración. A veces pienso que en la película Zoolander tenían razón cuando inferían que la industria de la moda dominaba el mundo. Piénsenlo, es una industria que emplea o está liderada en su mayoría por mujeres. Otro claro ejemplo mal de ese problema que nos incumbe a todos.

El Sabio se retira, esperando que haya quedado claro este nuevo y resonante ejemplo de la dominación femenina.

Anuncios