Revisando la casilla encontré este mail. Es de una chica que desea ayudar a nuestro gran amigo El Leñador. Leñador quedo pendiente de tu respuesta para trasmitírsela.

Ahí va:

Buenos días chicos

Mi nombre es Felicitas, tengo 24 años y hace poco me recibí en la Universidad de Palermo (UP), de Licenciada en esa gran ciencia llamada Psicología. Esa ciencia que se ocupa de mantener la salud interior, el alma. Muchas veces nos preocupamos si en casa hay goteras y llamamos al plomero y gastamos miles y miles de pesos, ¿pero qué hay de las goteritas del corazón? ¿De los corazones con agujeritos?

 

El Lobo Ludo

Voy al grano. Les escribo porque, a pesar de que me informo y me divierto mucho con este Blog, noto que todos los que los componen, quien más quien menos, tienen patologías muy marcadas y a veces delicadas.

El caso que más me preocupa es el de El Leñador. El Sabio, El Beduino, El Ermitaño parecen haber eligido sus problemas y disfrutarlos. El Ermitaño se aisla por motus propio de la civilización, le gusta vivir así, es su elección de vida. El Beduino sobreactúa sus sentimientos, sus gestos, pero en realidad, detrás de ese aparente impetú, siempre esta en control de su vida.

Un poco de su propia medicina

El Leñador en cambio no. En sus palabras, que siempre parecen cargadas de tristeza, noto a un hombre que vive solo, aislado de todo, pero no por propia elección. La vida lo llevo a eso, la vida le dio hacha.

El Leñador probablemente llore continuamente, sobre todo de noche, pensando en su familia que murió o en esa novia que lo abandonó condenándolo al bosque.

¿Donde estás Leñador?

Sus hachazos a los árboles en realidad no son hachazos, son una metáfora de lo que le pasa en su interior. Le da hacha a las cosas tratando de provocarlas, para que le hablen, para no sentirse solo.

El Leñador probablemente mate a las personas que se pierdan en su bosque, más si son parejitas de enamorados, pero la culpa no es suya, la culpa es de “La Sociedad” que lo llevó a eso, que lo obliga a matar y en menor medida de Fashion TV que lo bombardea todo el tiempo con imágenes provocativas y del Canal Gourmet, si es que, como le ocurre a muchos hombres solos, se obsesionó con Narda Lépez.

Canal malditoCanal bendito

El Leñador, por vivir lejos de la civilización y sobre todo de las mujeres, carece de todo rasgo femenino, de cualquier tipo de sofisticación. No estoy hablando de que se convierta en un metrosexual, pero él es casi un animal, no usa cubiertos, no se afeita y probablemente ni siquiera camine erguido.

Que leeeeeeeeendo!

El Leñador tiene un perro, que es objeto de todo su cariño, de toda su humanidad. Es posible incluso que el perro se haya muerto, pero el Leñador se niegue a aceptarlo y lo deje en su cama, durmiendo con él, y lo acaricie y hasta le hable o lo bese.

Creo que tenemos que ayudar al Leñador, la sociedad tiene una deuda con él, el Leñador no está solo, TODOS SOMOS EL LEÑADOR.

Como psicóloga me gustaría tratarlo, me gustaría que fuera mi primer paciente, me gustaría reinsertarlo en la sociedad. Le ofrezco mi servicios, las primeras seciones serían gratis, luego podría haber descuentos, incluso lo podríamos hacer por obra social.

 

Quedo a su disposición.

 

Atte.

Lic Felicitas Anchorena.