Veamos una nueva teoría sobre la dominación femenina.

Sin duda que una sola mujer no podría ser la culpable de todo esto que está pasando ahora. Ya lo trató El Beduino, ya lo trató El Ermitaño, pero las cosas que las mujeres pretenden imponer datan de la prehistoria.

Chica hot de las cavernas

Se cree que en la prehistoria, a falta de vocablos más allá de los UGH y AGH que existían, las mujeres descubrieron la pintura.

No me lo agujerees mucho

Veamos un caso práctico: la mujer quería un nuevo tapado de antílope, entonces dibujaba un grupo de hombres cazando uno, y de esa manera, cuando el hombre llegaba a la cueva, miraba la pared y por dentro pensaba “¿otra vez tengo que ir a cazar un antílope para que te puedas hacer un abrigo con la piel? UFA, está bien” e iba y lo hacía.

Esa fue la primer generación de hombres pollerudos (aunque las mujeres de ese entonces no usaban pollera).

Te dice que los laves, te obliga

El comportamiento no varió, las mujeres se siguen manejando por indirectas. Hoy, por ejemplo, una mujer no dice “andá a lavar los platos!” al hombre dominado, sino que, sutilmente, pregunta “¿ya habíamos lavado los platos, no?”. El hombre (pollerudo) se da cuenta de que estos no están lavados, va y lo hace.

Lo mismo pasa con la basura, la mujer pregunta “¿ya sacamos la basura?” con el motivo de que el único significado posible sea “si no sacaste la basura, ¿Qué estás esperando?”.

Una de las cosas que me produjo una inquietud manifiesta y mayoritaria fue por qué, y principalmente como, todas las mujeres del mundo saben de este tipo de estratagemas. O sea, ¿por qué una japonesa y una italiana, una yanqui y una argentina tienen la misma forma de dominar a sus hombres?

Aquí comencé mi investigación. Tenía que haber un nexo, un enlace. Internet, biblioteca nacional, archivos secretos del FBI, todos vacíos. Ni una pista por ningún lado. Son mujeres, limpian todo, o lo mandan limpiar.

El manual de la dominacion, lean las notas

Hasta que llegué a un kiosco de revistas a comprar el diario deportivo Olé. Mi mente se perdió deambulando y así como si nada posé mi mirada en una revista que me llamó la atención: Cosmopolitan. En su portada tenía títulos de notas similares a “Como robarle el novio a tu mejor amiga”, “Hacé que tu hombre te regale un auto nuevo” y “Usá minifalda para ganarte una cena”. Si miran las que pongo de ejemplo, verán títulos como: “21 trucos para lograr que los hombres hagan lo que quieras” y “Haz que tu hombre te de la atención que mereces”. Y me cayó la ficha, ellas leen estas cosas y nosotros nos contentamos con ver como salió Banfield.

Precursoras de la cosmo

Corrí a la biblioteca. Busqué y busqué y encontré una referencia histórica muy importante. Tengo que decir que me sorprendió. Ptolomeo II aseguraba que la biblioteca de Alejandría contenía miles y miles de tomos de papiros con información de este estilo. Citas como “Como ser la favorita del Faraón” y muchas más. Es esta la verdadera razón de los ataques que la destruyeron, hombres sabios se dieron cuenta del verdadero fin que ostentaba este templo del saber.

Volvamos al tema de las revistas. Ahí nomás compré un par de ediciones para verificar estas ideas que se estaban desarrollando en mi cabeza. Descubrí que el trabajo de entender aquellas publicaciones me sobrepasaba, estaban escritas en un código que ni el gran John Nash podría entender. ¿pollera con vuelo? ¿punto croché? ¿strass? ¿tweed? ¿qué es esto? Y ellas que no entienden el offside.

Pasé días y días intentando romper el código, y con la ayuda de un matemático amigo, discípulo del gran Adrián Paenza, lo logramos. Y descubrimos una verdad aterradora.

Les enseñan cosas básicas que sufrimos los hombres. Les enseñan a histeriquear, les enseñan a calentar la pava, les enseñan a usar “la pasión” (porque todo es sobre pasión en esas revistas) para lograr cuanto objetivo se propongan. ¿Cómo seducir al mejor amigo de tu novio? Fácil, lo volvés loco, lo mirás como si le fueras a entregar todo y cuando él pica… no le dás nada. Cosas así. Y nosotros leyendo quién juega de 9 en Gimnasia y Esgrima de Jujuy.

Encima están los tests… de la pasión, porque todo es de la pasión. Son lo más morboso de toda la revista. Su único fin es lograr que las mujeres se sientan tan grandes, tan “lo mejor del mundo”, que se lleven todo por delante. Encima se pasan toda la revista explicando como embaucar a un hombre para que haga lo que quieran o como robarle el novio a otra y el test se llama “¿Te preocupás por la gente? ¿Eres solidaria?” y cosas similares. ¿Es un chiste verdad?

Los odio

Y los horóscopos también lo dicen, también están diseñados con este fin. El de Leo por ejemplo, decía algo así como: “Lograrás que te regalen un tapado de visón nuevo, lo único que tienes que hacer es tener sexo esta noche”.

Tactica para dominar al hombre

Estas revistas son como el manual de Bielsa, en el cual dice la táctica perfecta para dominar a cualquier rival. Nada más que en lugar de utilizar la 3-4-3 o la 4-4-2, lo que dice es utilizar el sexo como arma para lograr lo que quieras. Notas tituladas “Cómo dejarlo exhausto en la cama”, “Aprueba el oral con un 10”, dan algunos trucos que pueden llegar a causar estragos increíbles en el bolsillo y la dignidad masculina. Y nosotros viendo la lista de convocados de la selección.

La malvada de turno

Para terminar, me he dejado una sección bastante complicada, polémica, quizás la más peligrosa de todas: El rincón de la consejera sentimental. Mujer más peligrosa que la Rampolla, ella contesta preguntas que aparentemente no tienen solución.

Una de las tantas cuestiones que se hablaban en esta sección me sorprendió y shockeó. Una mujer decía que le gustaba el primo de su esposo, un sacerdote gay. La respuesta de la consejera fue fuerte: “Si estás decidida, todo hombre puede ser tuyo, convéncelo a él rindiendo un oral de lujo, déjalo exhausto, muéstrale todo lo que le podrías dar que ni Dios puede darle… y si esto no funciona, haz que tu esposo te contrate un instructor de tenis”.

Sinceramente escalofriante.

Y con el auge de las revistas de este estilo, pero para hombres, tampoco solucionamos el problema. Hemos llegado tarde. Demasiadas revistas llenas de culos. En las revistas para hombres las notas son del estilo: “Cambia tu teléfono celular por uno de última generación”, “Cómprate el último Corvette”. Pero la táctica viene censurada. Es obvio, las editoriales también son manejadas por mujeres.

El Sabio se retira, esto viene de hace rato, hace millones de años que vienen utilizando estas tácticas para lograr sus fines. Leñador, Beduino, Ermitaño… amigos, algo tendremos que hacer.