UPDATE Copa América 2007.

Resultado Brasil 3 – Argentina 0.

  1. 3′ Júlio Baptista tras esquivar a AYALA.

  2.  40′ AYALA en contra. 

  3. 68′ Alves AYALA no llega a hacer nada.

Terminó el partido. Las ilusiones que habíamos acumulado durante 4 años al tacho de basura. Estamos en Argentina. Es hora de buscar un responsable, un culpable, un chivo expiatorio. Tiene que ser uno, uno solo. No pueden ser 2 ó 3, no pueden ser varios, porque entonces dividiríamos la condena y tal vez hasta sería excarcelable. Queremos ver sangre. Una silla eléctrica, una guillotina.

Testigo de muchos hechos importantes

En el ‘94 fue Maradona y su Doping. En el ‘98 fue Ortega y su cabezazo. En el 2002 Verón y su indolencia. ¿Hoy quién puede ser? ¿Riquelme? No, para mí no, para mí otro, para mí Ayala. “¿Ayala? no seas exitista” me dirán ustedes, “Pateó mal el penal, pero fue el mejor jugador argentino en el mundial”. No lo dudo, pero se equivocó y tiene que pagar, si es posible con su vida.

 La equivocación de Ayala no estuvo en el penal, que lo pateó mal, muy mal, estuvo antes. 14′ min del segundo suplementario, saque de arco para Alemania. Lehman lo va a hacer. El partido está por terminar, vamos a ir a penales. Sabemos que Lehman es un gran atajador de penales y que nuestro arquero no estudió la lección. Franco es como esos chicos que al llegar a la escuela se enteran que hay un examen, no estudió y no tiene ganas de machetearse. No sabe y no contesta. Además es una materia que no le gusta y para la que no tiene talento. Es obvio, vamos a perder. Vamos a perder a no ser que alguien hago algo, a no ser que alguien se sacrifique por el equipo. Ese alguien debió ser Ayala. Debió ser Ayala por ser el más veterano y el capitán, por más que la cinta la lleve Juampi a quien se la pusieron para apretarle el brazo en un intento de que le llegue más sangre al corazón. Ayala lo pensó, pero no se animó. Arrugó. Como Verón en el 2002 arrugó y eso es lo que no le perdono. Ayala sabía lo que tenía que hacer. Tenía que ir corriendo y mientras Lehman realizaba el saque de arco tirarse en plancha y sacarlo del partido. Fracturarlo. Ellos se hubieran quedado sin arquero. No tenían más cambios. ¿Quién iba a atajar? ¿Ballack? ¿Frings? Hubiéramos ido a penales y hubiésemos ganado.

Ayala

Ayala no se animó. No se animó a ser expulsado del partido, del mundial, del fútbol. Ayala, era la gloria, era la copa del mundo, tu consagración. No te animaste.

No se lo puedo pedir a Tevez, a Messi. A ellos le quedan muchos años de contrato, muchos años de fútbol, de gambetas, de goles. Pero vos ¿qué perdías? ¿Otros 50 partidos en Valencia?

No te animaste.

Gracias Ayala.

Saludos.

El Beduino.

———————————–
Contalo, contalo:

Digg Delicious Newsvine Reddit Blinklist Furl Blogmarks Shadows Simpy