Hace tiempo que me dedico a estudiar con bastante ahínco las elecciones que hace la gente en el transcurso de sus vidas. Me interesa el porque de sus parejas, de sus trabajos, de sus estudios. Algo que intriga muy profundamente, cada vez más, es la elección de ser padres.

Al crecer cada vez me encuentro con más amigos que se convierten en padres, por elección, pero también, la mayoría de las veces con poca o ninguna convicción, lo que es lamentable.

Mi para es un santo

Mi para es un santo

Veo principalmente 2 motivos que llevan a una persona a elegir ser padre.

Están los que quieren ser padre porque es algo “natural”.

Se supone que ser padres es algo “que hay que vivir” en la vida, si uno quiere tener una de esas vidas que “merecen ser vividas”.

Esta gente, tradicionalista, sigue la 2° costumbre más vieja del mundo (luego del sexo) sin cuestionarla y a escondidas se burlan de los que eligen lo contrario, de “los modernos”, porque ya van a sufrir por sus pecados, cuando de viejos “se queden solos”.

A está gente le gusta ver los desfiles que El Ejercito organiza en el Campo de Polo por CN5, o sumarse en el Facebook a grupos en apoyo a “El Campo, Alfonsín o Fernando Peña.

“¿Cómo no vas a tener hijos?” “Lo natural es tener hijos” y después subirlos a un pájaro de metal gigante y llevarlos a Orlando, para que visiten el Castillo de un Ratón que habla y su mejor amigo, un Pato tartamudo. ¿O queres ir contra la naturaleza?

Una Pato Paralitico

Una Pato Paralitico

Luego están los que sienten la vocación de ser padres, la vocación de dar amor, de enseñar, de inculcar valores, de poder moldear el mármol, la madera o el miqui moco (depende que te toque).

El padre en este caso sería una especie de maestro intensivo y la vocación sería tan válida como genuina. Después de todo hay mucha gente que luego de trabajar más de 10 hs va a dar clases a La UBA por 150 $ por mes, con la esperanza enseñar todo lo que sabe, de hacer germinar algún helecho y que en época de exámenes, alguna alumna de desesperada, les riegue el potus.

Me crece el palo borracho

Me crece el palo borracho

El problema es que estos “maestros” son los mismos que inventaron la doble (y hasta triples) escolaridad obligatoria, los cursos de idioma, las colonias de vacaciones, guitarra, piano, Kung Fu, Karate, Fútbol, las niñeras, las tías, las abuelas y entonces están más tiempo de huelga que LA CETERA, dan 2 o 3 clases por año y los chicos ni los escuchan, les tiran papeles en la espalda, porque los confunden con el maestro suplente.

De todos modos hay otra cosa que no termino de entender tanto de “los maestros” como de los “naturalistas” y es la manía por el hijo “de sangre”.

Hay cierta obsesión, casi digna de Mengele, por perpetuar el ADN propio. La misma sociedad que reprueba la clonación humana aplaude esto. ¿Qué se busca?, ¿La inmortalidad?, ¿La juventud eterna? Uno lo entendería si viviéramos rodeado de Mozarts, de Picassos, pero no, es gente que a duras penas consigue hacerse entender en el Pictonary y lo más cerca que estuvo de la música es cuando fue a ver un Homenaje a Joaquín Sabina.

Le afana las canciones a Sabina y el look a Bono

Le afana las canciones a Sabina y el look a Bono

¿Por qué el hijo tiene que ser “de sangre”?

Si uno tiene la vocación, la puede ejercer con cualquier persona, no es necesario el vínculo sanguíneo. ¿Qué mejor entonces que tomar un chico de la calle?, salvar a una persona del hambre, de la ignorancia, del Paco, de la Cumbia Villera, del Chipa.

En cuanto a los “naturalistas” la contradicción es mayor. Ellos siguen lo natural, pero si la naturaleza misma, en persona, les dice que no pueden tener hijos se hacen los sordos y de pronto, los científicos locos, con sus experimentos genéticos, con sus condensadores de flujo y sus ovejas Dollys ya no son tan malos y recurren a ellos para hacer “lo más natural de mundo”: sacarle parte del ovulo a la mujer, fecundarlo en una probeta y volver a insertárselo al cuerpo.

Ya sé que me van a decir, “¿Vos viste lo difícil que es adoptar un chico en Argentina?” No claro, más fácil es clavarse 100 inyecciones de 500 U$S cada una en los genitales. Eso es una pavada.

En definitiva hay cabos sueltos, puertas que no cierran y si uno indaga un poco más se va a encontrar con mucha gente, sobretodo dentro del grupo de los “naturalistas” que en realidad tuvo hijos, conciente o inconcientemente, para pasar a pertenecer a lo que Bernardo Neustadt llamaba las Doñas Rosas o Nixon “La mayoría silenciosa”, para Doñarosear, para Doñarosear negro, para escarlatear a la menos uno.

Pertenecer tiene sus privilegios y esta gente pretende que su deseo, que su elección, lícita por cierto, de ser padres, que su gusto personal por tener hijos, se transforme en prioridades y beneficios en detrimento, de los siempre perversos y egoístas “solteros”.

Yo tengo bastante desarrolladas las 2

Yo tengo bastante desarrolladas las 2

Por supuesto que esto es aceptado sin objeción por el resto de la secta que domina la sociedad y está enquistado en la cultura, de modo que los mismos solteros lo aceptan.

Esta bien otorgarles ciertas “licencias” a cualquier padre, a cualquiera, porque él hizo algo por la sociedad, porque el tuvo un hijo. Cuando en realidad ya demostramos que si esa persona realmente hubiera querido hacer algo por la sociedad, lo podría haber hecho con algún chico de la calle, ahorrándonos un ignorante, un delincuente, un desnutrido, un hincha de Boca y no seguir superpoblado este mundo, ya saturado, con más individuos.

“Beduino yo sé que vos tenías prioridad, pero le tenemos que dar las vacaciones en Enero a Luis … porque tiene hijos, vos podes irte en Julio a Mar del Plata”.

¿El tiene hijos?, yo tengo una moto , ¿No me corresponde nada?, ¿Ni siquiera Febrero?

“¿Y el Beduino para que quiere el aumento?, si el es soltero. Hay que hay que aumentarle es a Luis, que tiene hijos, ¿Vos viste lo que aumentaron las cosas del colegio?

Al ser soltero, uno vive constantemente teniendo que explicar en que gasta la plata. La gente sospecha todo el tiempo y se siente bien de “No darle tanto”. El soltero es como el mendigo borracho al que la gente esta orgullosa de no ayudar “porque se lo gasta en vino”.

“Beduino, la guardia en Navidad la vas a hacer vos, no sé lo puedo pedir a Luis … porque tiene familia”.

Claro, los solteros vivimos en un departamento de 1 amb., con un gato (negro) que orina por todas partes . Con una mesita ratona con una pizza encima desde hace una semana rodeada por cervezas a medio tomar y un corpiño (de un travestí).

Uno no tiene “familia”, gente que lo extrañe (ni siquiera en navidad), relaciones fraternales o de amor. El soltero es un ser oscuro y solitario, como Dark Vader, pero sin el sable láser.

Las situaciones injustas son cuasi infinitas, cuando hay que echar a alguien, cuando hay que encontrar a un voluntario para un viaje de trabajo a algún lugar desagradable (Si es París “Yo voy, lo dejo en lo de la tía”), alguien que trabaje hasta tarde, siempre se elige al “egoísta”, al que no está contribuyendo en nada con la sociedad yendo a reuniones de padre o levantándose de madrugada a cambiar pañales.

Al soltero le corresponden todos estos sacrificios por no haber querido sacrificarse por nosotros.

¿Por qué el mismo jefe entiende a un empleado que viene con las ojeras por el piso porque vivió una noche de locos con su nene y no a otro al que le pasa lo mismo porque llegó de Esperanto hace un rato?

 

¿Un boliche que crece en diversión?

¿Un boliche que crece en diversión?

 

En definitiva el efecto es el mismo, un empleado que no rinde por la elección que hizo con su vida privada, por su deseo.

El quería reproducirse. Perpetuar su ADN. Yo emborracharme con Cavenaghi y El Gordo Fabbiani. ¿Qué es más válido?, ¿Para quién?

Las consecuencias son iguales, mucho café y siestas en el baño cada media hora.

La Letra Escarlata a la menos uno, el comodín, es gigantesco. Todos lo saben. Observen cuanto tarda una persona nueva en cualquier trabajo en “hacer notar” que tiene hijos. En mostrar las fotos, en hablar “de la gorda”, en decir “que va a llegar tarde cual o tal día porque tiene que llevarla al médico”, en pedir “el salario familiar” o reclamar tal o cual beneficio que le da la misma empresa que me congelo el sueldo hace 2 años, el mismo Estado que me aumenta los impuestos cada 15 días. El promedio estadístico son 0.596 hs. Nada.

Mientras tanto mi moto sigue rota, porque hace 4 meses que trabajo de lunes a sábado, mientras Luisito sigue de vacaciones, con sus hijos.