Add to FacebookAdd to DiggAdd to Del.icio.usAdd to StumbleuponAdd to RedditAdd to BlinklistAdd to TwitterAdd to TechnoratiAdd to Yahoo BuzzAdd to Newsvine

Este es un post hecho desde la calentura. Y eso que dije que no me iba a calentar, que ya pasaron dos días y que tuve mucho para pensar… pero la calentura todavía me dura.

Y ya sabía como iba a salir el partido, sin duda, ya sabía, entonces me predispuse a no calentarme, me armé, con mi novia, una regia picada (la mejor picada de la historia) con fiambres caseros de todas partes de argentina, quesos de cabra, brie, oveja, vaca y roquefort, pan de los dos franceses que cocinan pan en el gourmet (que fui a comprar a su panadería y me atendió uno de esos dos franceses y todo) y Coronas con lima.

Ansiolitico de primera

Ansiolitico de primera

Nada podía fallar. Por más que la selección jugase como el orto, tenía una picada y a mi novia para hacer muchísimo más llevadero el sábado.

El polemista, otrora gran comentarista de este blog y hoy medio encarcelado en su laburo esclavista con chinos telefónicos, se abrió una botella de whisky Johnnie Walker Blue Label (150 dólares la botella) y así y todo, como supo que no iba a poder soportar el partido, se fue al cine con su novia a ver la última de Tarantino.

¿Y si lo ponemos a este de técnico?

¿Y si lo ponemos a este de técnico?

Pero igual me calenté. Y mucho. Porque el mamarracho que tenemos de DT (como un amigo lo llama… Mamarrachona) lleva a extremos totalmente inverosímiles una de las premisas argentinas que cuando funciona, hace que los argentinos seamos admirados y queridos en muchas partes.

Estoy hablando del LO ATAMO’ CON ALAMBRE.

Esta frase en realidad viene a que un argentino en general siempre supo que no iba a tener los medios para hacer las cosas de manera perfecta. Cuando no era por falta de recursos, por ahí era por falta de conocimiento.

¿Entonces el argentino que hacía? Sacaba de la galera una solución mágica, totalmente chapuza de último momento, que nadie entendía como carajo se le había ocurrido algo asi, pero que funcionaba perfectamente, salvaba las papas a todos y daba tiempo como para buscar una solución final.

Solución milagrosa

Solución milagrosa

Claro, esto funcionaba bien cuando el resto del “proyecto” funcionaba relativamente bien y lo que restaba arreglar era ese “detalle”, a veces chico, a veces grande, que hacía que peligrase todo el resto.

Pero tampoco se puede hacer todo con alambre.

Diego Armando Maradona está tratando de hacer todo con alambre. Todo. No tiene un proyecto alrededor, sólo tiene alambre. Y piensa que con el alambre le alcanza.

Piensa que dos o tres cartulinas “motivadoras” funcionan mejor que un pizarrón con táctica.
Piensa que decirle al equipo “marquen en zona en las pelotas paradas” sin practicarlo es suficiente como para que nadie quede libre.
Piensa que tirar dos habilidosos para rodear a Messi es suficiente para que el nene le salve las papas.
Piensa que Heinze puede ser 3 o 6, cuando no se da cuenta que Heinze está atado con alambre al futbol.
Piensa que si vamos a salir a “atacar”, lo mejor es poner de 3 a Heinze que no sabe correr que poner a Papa que, por lo menos, sabe tirar un centro.
Piensa que Milito le va a responder en 30 minutos cuando no le da continuidad.
Piensa que Mascherano es “Masche + 10” cuando el futbol es un juego de 11.
Piensa que no es necesario estudiar al rival y llama a Juan Pablo Varsky la noche antes del partido con Venezuela para pedirle algún dato sobre los jugadores de la vinotinto.
Piensa que convocar a Palermo es una solución, cuando es intentar traer más alambre para atar el proyecto.
Piensa que si nos marcan a Messi y Verón no importa, total está Heinze para armar juego.
Piensa que un estadio (que también tiene canillas del 78) con gente más cerca va a lograr más que once jugadores, un esquema pensado y una idea de juego planeada, planteada y plasmada.

Piensa… piensa y no piensa.

Diego, pensando sos de marmol

Diego, pensando sos de marmol

Improvisa. Improvisa a límites insospechados. Quiere armar un equipo de futbol, pero en su cabeza solo tiene alambre… y está más enredado que sus rulos naturales.

Me cansé de palabritas motivadoras, me cansé de declaraciones polémicas, me cansé de peleas, de egos tan grandes como para no escuchar a tipos como Bilardo, me cansé de gente sin experiencia hablándoles al oído (¿Mancuso? En lo único que tiene experiencia es en como te jode la vida deportiva una rodilla cagada), me cansé de que creamos que alguien que haya sido un buen jugador de futbol (un gran jugador de futbol) pueda ser un buen director técnico.

No. Son dos cosas distintas. Maradona fue un excelente jugador, es un buen motivador y fue un horrible técnico.

Y me cansé. Se nos acabó el alambre. Quedan 3 fechas, tenemos que ir al Mundial… y el alambre, para cruzar el océano, solo va a lograr una balsa que se hunda.

Like This!