Add to FacebookAdd to DiggAdd to Del.icio.usAdd to StumbleuponAdd to RedditAdd to BlinklistAdd to TwitterAdd to TechnoratiAdd to Yahoo BuzzAdd to Newsvine

La noche cae pesada en Estambul con la milenaria paciencia árabe tan caracteristica.

Las lunas de las banderas parecen ascender y fundirse en el cielo para convertirse en una sola, gigante y luminosa.

Las estrellas en estos lares son tan abundantes como las historias, como los mitos.

Mis manos escriben esta columna lentamente, nerviosas y excitadas, empapadas con una mezcla de sudor y lagrimas.

Hoy he presenciado, he vivido, un acontecimiento histórico.

El Mundial de Basket que se juega en esta ciudad terminará en unos días. Falta para que se consagre al campeón, para que se elija al MVP, al mejor técnico, al equipo ideal, falta y sin embargo Scola se consagró.



Se consagró ya no en este torneo, sino en la historia.

No me quiero dejar llevar por el exitismo, porque si hay algo que nunca fui es existista, pero para mi Scola se consagró hoy como el mejor Deportista Argentino de la historia.

Si, el mejor, ¿Quién otro sino?

¿Maradona? Pero Maradona no le metió 37 puntos a Brasil, es más creo que no le metió ni 1. Y eso que jugaba con Bilardo, que apostaba todo al ataque y para mi, para mi, tiene que volver a ser el técnico de la Selección.

Además Maradona se drogaba.

Scola no se Droga.

Ginobili tampoco se droga, pero no le metió 37 puntos a Brasil. Peor aún, ni siquiera juega, renunció a la Selección, como Riquelme, pero sin que festejemos. Además ni siquiera renunció por la madre,  excusa válida,  renunció porque “Estaba cansado”, renunció porque “necesitaba vacaciones”, renunció porque “se lo pedía el Club”, es decir  renunció por la guita, no nos engañemos, por la tarasca, por el vil metal.

Scola es un crack.

Scola es un monstruo.

Es Superman de Celeste y Blanco.

Es como Messi, pero Argentino.

Es como Monzón, pero no mató a una mina

Es como Del Potro o Sabatini, pero con sangre.

Es como Fangio o De Vicenzo, pero en un deporte enserio.

Es como Vilas, pero con autocrítica.

Tal vez la única persona que pueda compararse con Scola es Luciana Aymar, pero seamos serios, mientras Scola esquiva 5 rivales de más de 2 m y 100 kg de puro músculo y encesta con parábolas imposibles, “Lucha”, en ese deporte tácticamente parecido al fútbol pero sin offside (las mujeres no lo entenderían), en donde se le pega a la pelota con utencillos de cocina gigantes, esquiva a 5 rivales distraídas, más pendientes de los zapatos  de las otras jugadoras o de si el pibe de Casi Ángeles está en la tribuna que de sacarle la Bocha. Así cualquiera.

Y así cualquiera Scola, porque ser el mejor de la historia del Deporte Argentino tampoco dice mucho, porque tampoco somos gran cosa, porque es como haber sido El Mejor Jefe de Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires de los últimos 20 años, alcanza casi con no ser malo.

Igual Scola tiene algo a su favor, lo hizo con coraje, con huevos, casi sin talento y sobretodo con una gran oposición. Porque jugar bien con La Oveja Hernández de técnico es casi imposible. Los hinchas de Boca me van a entender, La Oveja como DT es una mezcla de Borghi y Basile, es decir es una especie de Borghi borracho.

Bueno, me voy, están tocando a mi puerta, no se preocupen, no es nada malo. Seguramente es el Pollo Vignolo que se terminó de peinar y quiere ir a comer.

Saludos.

Hoy se consagró Scola, mis felicitaciones, eso es lo importante.

Like This!