Add to FacebookAdd to DiggAdd to Del.icio.usAdd to StumbleuponAdd to RedditAdd to BlinklistAdd to TwitterAdd to TechnoratiAdd to Yahoo BuzzAdd to Newsvine

Si, desde el punto de vista masculino, tuviéramos que armar un Ranking de las razas que más magnetismo tienen con las mujeres, de los que “más ganan”, no sería nada difícil establecer las posiciones.

Creo que todos estaríamos más o menos de acuerdo en que el orden es: 1. Negros, 2. Latinos, 3. Caucásico, 4. Árabes o Hindúes y por último, siempre últimos, los Asiáticos.

Podríamos intercambiar a Los Negros por Los Latinos, podríamos poner primero a los Caucásicos, pero últimos, siempre últimos, estarán los asiáticos.

Los Negros ganan fácil. Ya lo explicó el Leñador: son la verdadera raza superior. Son Atléticos, son flexibles, rapean y están bronceados todo el año. Encima tienen fama de ser genitalmente superdotados.  Nos podemos vencerlos,  nos roban las minas y en lugar de enojarnos les pedimos un autógrafo, porque juegan en la NBA.

Después vienen Los Latinos. El Latino no llega a ser como El Negro, pero casi, no es Will Smith, pero es Pablo Echarri, no es James Brown, pero es Ricky Maravilla, es una especie de Negro desteñido. El Latino es cumplidor, te limpia la piscina, te arregla el jardín, te levanta una medianera y encima después te enseña a bailar salsa. Los Latinos son, somos, muy románticos. A las mujeres, por ejemplo, les encanta ver como Los Latinos adoran y veneran a sus madres, mujeres viejas y gordas en su mayoría. La mujer piensa “Si quiere a su madre, que esta vieja y gorda, me va a querer a mi cuando este vieja y gorda”, pero no boluda, porque vos no me cocinaste milanesas, ni me diste guita para que me vaya con mis amigos de vacaciones a San Bernardo!!!

Atrás viene El Caucásico o, para decirlo más simple El Europeo. El Caucásico es por lo general gordo y pálido, es flácido y blancuzco, es casi un negro a la menos uno, pero con cualidades únicas. El Caucásico a diferencia de Los Negros y Los Latinos, que viven y vivieron cerca del Ecuador, en lugares donde los frutos caen como cataratas de las cimas de los arboles, crecieron y se diseminaron en climas fríos, áridos, hostiles. El Caucásico es “Un Sobreviviente”, alguien que venció a La Natulareza y a sus pares para poder conservar su vida. Todas las mujeres buscan alguien que las proteja ¿Y qué mejor protector que El Caucásico, que parece haber vencido casi todo, en su lucha por sobrevivir? Además cobra en Euros.

Más atrás viene el Árabe o Hindú. El Árabe o Hindú guarda cierto parecido físico con El Latino, su problema es que no tiene onda. Mientras que una chica que camina por las calles de Buenos Aires o Río es piropeada 100 veces por cuadra y le encanta, El Árabe o Hindú no tiene tiempo para eso, se la pasa imolandoze o en Olimpiadas de Matemáticas. Para colmo las mujeres quieren compartir y los Árabes o Hindúes se las pasan en actividades prácticamente vedadas ellas, jugando partidos de cricket, en religiones prohibidas, estudiando física nuclear. Yo los entiendo,  ¿Para qué te vas a preocupar en tener onda, para levantarte a tal o cual mina, si después tu familia te casa con la primera gorda que pasa por dos cabras y 1 kg de trigo?

Por último, siempre últimos, vienen los Asiáticos. Pobres, no pegan una. A las mujeres les gustan los hombres de gran porte y ellos suelen ser pequeños. A las mujeres les gustan los hombres que puedan mantener una conversación y a ellos no se les entiende nada, aunque hablen tu idioma. Además siempre lucen apurados, excitados, inmaduros y justo las mujeres, si algo valoran es la madurez. Encima son amarillos, y eso no es cool , a no ser que te llames Bart Simpson.

Último, siempre últimos, vienen los Asiáticos y sin embargo un grupo de Argentinos, muchos de ellos deportistas, en Post de Levantarse más minas, de tener más onda, los copiaron.

No a todos es verdad, solo a los Asiáticos con más onda, a Los Guerreros, a Los Samurai.

No importa cuanto dure la moda, el hecho como hecho en sí dice muy poco, pero demuestra que se puede aprender hasta del más ignorante, robarle hasta el más pobre.

Por eso, por la lección cultural, por haber sacado agua de las piedras y no por la moda propiamente dicha, que considero nefasta, gracias Angeleri, Zabaleta, Gaudio, Ervitti, Luciano Castro y tantos otros.

Gracias!

Like This!