Add to FacebookAdd to DiggAdd to Del.icio.usAdd to StumbleuponAdd to RedditAdd to BlinklistAdd to TwitterAdd to TechnoratiAdd to Yahoo BuzzAdd to Newsvine

El diccionario dice que la inflación es el aumento sostenido y generalizado de los precios de los bienes y servicios.

Uno de los efectos de la inflación,  quizás el principal, es cambiar el comportamiento de la gente.

Con inflación la gente anticipa sus consumos, no deja para mañana porque lo que puede comprar hoy, porque espera que el día de mañana eso que está comprando cueste más.

Todos salen a reventar sus tarjetas de crédito, a quemar sus billetes, excitados, extasiados, autistas, como si fueran un grupo de mujeres saqueando un local de Ricky Sarkany.


Los Sindicalistas, La Presidenta, El Ministro, los almaceneros, los empresarios, el kiosquero, el carnícero, generan inflación. Los culpamos de eso.

Sin embargo ellos no inventaron la inflación, la inflación la inventó Dios … La Inflación de la Vida.

La vida va perdiendo valor, hasta que de pronto, listo, la devolves, como devolvías Los Patacones o Los Lecop.


El caso más paradigmático se da con las mujeres y el sexo.

Cuando uno tiene su primera noviecita, en la adolescencia, para acceder al sexo uno tiene que tener una habitación en la casa de los padres y una alacena con un paquete de merengadas y leche chocolatada. El Costo total es 0 $, si omitimos el preservativo (No lo omitan).

A los 20 y pico ya la cosa cambia, las muchachas comienzan a demandar que las lleves a comer afuera, con McDonalls alcanza, y de ninguna forma quieren hacerlo en tu habitación, tenes que pagar un telo. El presupuesto pasa de 0 a mínimo 100-150 $, si omitimos el preservativo (No lo omitan).

Pasados los 30 el presupuesto se multiplica 3, 4, 5 y hasta 10 veces. La Chica ya no quiere McDonalls, la tenes que llevar a comer Sushi a La Cañitas, al telo no van, tenes que tener un depto y ni a hablar de subirse a un colectivo, taxi o auto.

Se las hago corta. A los 70 u 80 años tener sexo es casi imposible. No solo biológicamente, son tantos los gastos, que van desde el Viagra hasta el preservativo (No lo omitan), que cualquiera que quiera hacer lo que a los 18 le salía gratis, a los 22 100 $ y a los 32 1000 $ tiene que ser millonario. Ni hablar de hacerlo con una chica similar que a los 18 o a los 22 o a los 32, porque ahí el desembolso es todavía mayor, porque ahí también hubo inflación, porque las chicas se devaluaron … La Inflación de la Vida.

Y pasa lo mismo en todo.

A los 20 años te vas a Europa con 3 pesos, durmiendo en Hostels que regentean Ciudadanos de Europa del Este, que además venden Hachis (me ofrecieron pero no acepté). Dormís 4 hs y te levantas fresco como una lechuga. A los 70 si el Hotel no es cinco estrellas no te podes levantar,  si no dormiste 8 horas no te podes levantar, si te acostaste con Jessica Cirio no te podes levantar.

Después de los 40 jugar un partido de fútbol es una odisea. Para hacer lo que hacía 3 o 4 veces por día a los 18, uno tiene que consultar varias veces al doctor, comprarse una rodillera, Ratisalil, hacerse un electro, tener un par de botines cómodos, calentar, elongar, hidratarse, dormir bien la noche anterior y seguro que se termina desgarrando a los 3 minutos sino le agarra muerte súbita. De nuevo Dios, de nuevo todo sale más caro, de nuevo todo cuesta más, de nuevo La Inflación de la Vida.

Sin embargo el comportamiento de la gente ante La Inflación de la Vida es diametralmente opuesto al comportamiento ante La Inflación Monetaria.

La gente no sale a la calle desesperada, como loca, a “gastarse la vida”, apurada porque “dentro de 1 año me va a salir todo mucho  más caro” gritando “Hagan ALGO!”.

Al contrario.

La gente toma muchos recaudos para gastarse la vida, por más que la misma se le vaya evaporando de las manos poco a poco.

La gente suele “Ahorrar Vida” cuando es joven, cursar carreras engorrosas, estudiar días enteros por años, para ganar 20, 30, 40 % más cuando todo le salga el doble.

La gente cuando es joven acepta trabajar 12, 13 hs diarias, pagar el derecho de piso en sus trabajos, para asegurarse un futuro un poquito mejor cuando todo sea mucho peor.

Yo actúo igual.

Después de tantos años desde Adán y Eva, como humanidad ya asimilamos La Inflación de la Vida.

No lo insultamos a Dios porque existe, ni le pedimos que la detenga, pero si pudiera compensarla  un poquito, no del todo, un poquito, estaríamos muy agradecidos. Al menos como  para neutralizar el aumento de los preservativos  (No los omitan).

Like This!