Restaurant


Add to FacebookAdd to DiggAdd to Del.icio.usAdd to StumbleuponAdd to RedditAdd to BlinklistAdd to TwitterAdd to TechnoratiAdd to Yahoo BuzzAdd to Newsvine

 El 20 de Julio se festejará el Día del Amigo, el día del amigo a secas, del verdadero amigo, del amigo incondicional. Del que te ayudó en las difíciles, cuando te quedaste sin trabajo, cuando se te murió el perro, cuando te encontraron una enfermedad venérea.

(más…)

Cuando se trata de temas como este hay que tener mucho cuidado… mucho cuidado. No es joda.

La gente piensa: “¿como puede ser que pase esto?” y tienen razón, es todo un tema de envase. Cuando no se puede no se puede y no hay que darle vueltas al tema. Es como le paso a River por ejemplo con todo el tema de Pasarella, esta clarísimo.

¿Existe?

(más…)

Hoy vengo a comentar acerca de un comportamiento de la sociedad que siempre me causó sensaciones encontradas… gracia, bronca, desconcierto y hasta un poco de angustia.

 

En la cocina uno nunca sabe lo que pasa

Veamos una situación… uno va a comer a un restaurant de los muchos muy buenos que hay en Buenos Aires y en cualquier otro lugar del mundo. Como bien/mal/regular y lo atienden bien/mal/regular, eso no viene al caso, o si, pero va a venir luego.

 

Quien habra inventado esto…

Uno termina de comer, le traen la cuenta, la paga y cuando se está levantando de la mesa, aparece un tema siempre escabroso: LA PROPINA.

Que el 10%, que el 15%, que lo merece, que no, que no seas tacaño, que algo hay que dejar, que es mucho, que es poco… nunca hay acuerdo.

 

Si tuviera tanta guita, no tendria problemas con las propinas

Y encima, esta no es una conducta sólo de los argentinos, sino que es de todo el mundo. Y se dan un millón de situaciones con la propina.

(más…)

A veces trato de entender a la gente y las cosas que hace, pero es muy difícil. Muy difícil. Hay personas que son raras, eso lo sabemos, esta Pipo Cipollatti por ejemplo. Hay personas que piensan raro, está Fernando Peña por ejemplo. Hay personas que fuman cosas raras, está Pity y Andy Chango por ejemplo (Andy, sos un groso y te bancamos!). Hay personas que viven de forma rara, está Charly García por ejemplo. Hay gente a la que le gustan los raros, está Ricky Martin por ejemplo. Pero lamentablemente hay gente que COME RARO, hay muchos. Demasiados. ¿Es necesario? ¿Para qué? ¿Obtener status? ¿Ser refinados? ¿Simplemente son complicados? Charly es raro porque lo es, pero como fritas. Ricky se come pibes porque le encantan, pero una hamburguesa lo debe volver más loco que un pendejo en tanga. En fin, ¿HACE FALTA COMPLICARSE CON LAS COMIDAS? ¿Hace falta COMER RARO? No jodamos! Seamos felices. No jodamos! ¿Comamos perdices?

PIPO

Hay comidas que me miran, comidas que TE miran, comidas con tentáculos (para mí son obstáculos), comidas con antenas (no te como, que pena!), comidas crudas (fanáticos del sushi, gente loca), comidas peludas, comidas babosas, comidas apestosas, comidas podridas, comidas con caparazón, comidas con aletas, comidas con tetas, comidas con ojos, comidas con cabezas (No se olviden de Cabezas!), comidas sin gusto que en teoría son mejores por no tenerlo (una locura), INCLUSO COMIDAS VIVAS! (almejas)

(más…)

No comprendo, no entiendo.
Esta es una molestia que fue creciendo en mí de forma exponencial. Son los tiempos que corren…

Cada tanto cuando me camuflo entre la gentuza escucho nombres “famosos” que me resultan completamente desconocidos. Siendo que yo miro bastante televisión, me generan curiosidad. Pero claro, yo miro una televisión con un mínimo de decencia, entonces cuando indago acerca de estos nuevos personajes indefectiblemente me topo con caras y caretas de 4ta categoría. Rameritas de turno con romances inventados, actorcitos con ojos azules y nada interesante para decir, peluqueros que lo que menos hacen es peluquear, modelos devenidos en cantantes; en definitiva… muñecos.

Atencion por donde ingresa el palo

¿Por qué hay tanta gente interesada en vidas irreales? ¿Qué lleva a miles de personas a escandalizarse, emocionarse, apenarse, alegrarse y unos cuantos etcéteras más, mientras siguen eventos que les ocurren a personajes completamente fantasiosos?

Sí, claro que sí, estoy hablando del chulolismo, de la farandulez, de la idiotez. Estoy hablando de revistas y programas televisivos que acercan todo ese mundo ridículamente artificial a la pobre gente. Programas que llenan las cabecitas huecas con nombres e hitos digitados por un ambicioso productor, con el sólo fin de llenar unos minutos de aire y así cobrar sus miles de dólares. ¿Y todo con qué? Con nada.

Pero es un negocio y no me meto, yo no culpo a los comerciantes, culpo a los consumidores.

Consumidores de nada. ¿Qué consumen? La nada transformada en noticias del tipo:
– “¡¡Casamiento del año!! Luego de 9 días de apasionado noviazgo, la vedette Perri Taencelo se casó con el futbolista Vamolo Pibe.”
– “¡Papelón! Famoso playboy no habría logrado una erección en su noche de bodas.”
– “Pelea entre modelos por la elección de tanga para el desfile de G0rdano!”

Pero que interesante!

Me permito un insulto… LA PUTA MADRE!!

Y hago la aclaración: uno podría atender esto de la misma forma que mira una película, sabiendo claramente que es una ficción y punto. Pero hay personas a las que realmente les importa, gente que vive esperando las “noticias” que dan en el programa de las 15hs. Esa misma gente después comenta tales cosas en la cena, con sus amigos, en el taxi y lo peor, generan discusiones al respecto. Llenan espacios con nada. Ni siquiera eso… la nada es atractiva, en la nada se pueden encontrar muchas cosas de gran valor, pero esta nada está envenenada y lucha contra otro bien preciado: el silencio.

La conclusión es bastante obvia, esta pobre gente no sólo ambiciona la vida de aquellos que sigue por tv, sino que desprecia la suya de sobremanera. Sueñan con que algún día algo maravilloso les ocurra y se conviertan en plástico. Quieren volverse una historieta y en las historietas el que decide es el escritor, no el personaje. No quieren vivir sus vidas pero tampoco quieren morir. Son cobardes.

La mafia del plastico

Como los odio. Soy un ermitaño lleno de odio por muchas cosas y esta es una de ellas.
No se preocupen, es necesario para balancear las buenas cosas de la vida.
Preocúpense sí por sus tías, sus abuelas, sus madres, sus hermanas. Asimismo hay hombres metidos en esto, lo sé. Preocúpense por ellos también.

Ocúpense.

Saludos,
El ermitaño.

El Sabio, come, come mucho de muy poco. O sea, come de lo que le gusta.

No es mucho lo que le gusta y hay cosas que hay gente que no puede entender que en su sabiduría no sepa apreciarlas. Por ejemplo, la pizza. Si señores, El Sabio no come pizza. Esto lo hace distinto, único. Hay muy poca gente que no come pizza, por opción, no por obligación. El Sabio es una de ellas.

Ahora, come mucho picante, al Sabio le encanta el picante. Y es por eso que conoce hasta la escala con la que se clasifica el picante. Si, hay una escala. El Chile Habanero la lidera, como el chile más picante que se puede encontrar. La salsa Tabasco le toma la leche al gato, no pica nada. Pica 300 veces menos que el chile Habanero.

Ese no es el punto, como suele pasar, El Sabio se fue por las ramas. El punto es que el picante es considerado afrodisíaco. Al igual que las nueces, las ostras y el apio, entre otros productos alimenticios.

Popeye

¿Alguien alguna vez vio Popeye? Bueno, seguramente recordarán sus todopoderosas espinacas. ¿Alguien sabía que Popeye era en realidad una campaña publicitaria de espinacas? Lo era en serio, los patrocinadores de Popeye eran productores de espinacas.

Bueno, la teoría es que con los afrodisíacos pasa igual. Un hombre alzado que sale con una mujer no va a estar más alzado por clavarse una planta de apio completa. Probablemente no se pueda ni mover. Tampoco le va a servir comerse un kilo de nueces, seguramente le caigan mal y termine flatulenciando a la afortunada. Y las ostras, entre la marea roja, la baba y todo eso, bueno, no son muy atractivas que digamos.

Y a la mujer le pasará seguramente lo mismo. Hay muchas que odian el apio y las nueces, ni les cuento de las ostras ¿qué se supone que tienen que hacer? ¿Franelear?

Son un invento publicitario. El término afrodisíaco seguramente fue creado por algún productor casi quebrado de apio u ostras que vio a Popeye y vislumbró el negocio. Con la diferencia de que fue un poco más allá de los tristes espinaqueros y apuntó a ambos sexos, y sobre todo, al sexo, producto que vende como ninguno.

Aparte, si la espinaca o el apio fuesen ricos, la gente los comería sin importar cuanta publicidad se hiciera al respecto. Denle de elegir a una persona entre un chocolate y una espinaca o un apio. 95% elige el chocolate (salvo que esté a dieta). Evidentemente, en algún momento, gente importante se dió cuenta de que sin publicidad, todo el mundo iba a dejar de comer espinaca y apio, y algún gobierno invento el tema este de los efectos científicos milagrosos de estos alimentos, para evitar tener productores de apio y espinaca desocupados cortando rutas porque no supieron, ellos mismos, vender sus productos.

Hablando de eso, ¿Y el chocolate? ¿Ese glorioso invento, esa mágica droga todavía legal, que muchos consideran substituto del sexo? Puede llegar a ser afrodisíaco, derretido sobre un cuerpo femenino, esa es la opinión del Sabio. Pero a Él y a mucha gente, no le excita la vaca de Milka (sin duda, si eso te sucede, mi querido lector, tienes un problema).

Mucha gente dice todavía preferir una buena noche de diversión en pareja a una caja de chocolate en rama. Especialmente porque sabe que la segunda la puede pagar sin culpa ni prejuicios.

Así es, estimados lectores, los afrodisíacos, según mis investigaciones, nunca han dado los efectos que se les atribuyen, excepto cuando la persona esta convencida de que algo sucederá. Algo así como un placebo sexual y la solución milagrosa a los problemas económicos de los productores de apio, ostras y nueces.

Otro plato afrodisiacoPlato afrodisiaco

En realidad, lo único que El Sabio encuentra como posible efecto potenciador del sexo de estos alimentos, es que, con lo amarretes que son los platos que se sirven, el hombre se quede con tanto hambre que tenga que recurrir al sexo para saciar su hambre interno.

El sabio se retira porque ya tiene chocolate con nueces, pero le falta la muchacha.

Despierto de un prolongado letargo para tratar un tema que desde tiempos inmemoriales me produce escozor. La cuestión viene por el lado de la caballerosidad, del gentleman.

¿Cómo surge este concepto? Claramente no voy a urgar en bibliografías ni leyendas, ya que no sólo no confío en nada que haya sido escrito por el hombre, sino que tampoco lo considero necesario. Sí voy a confirmar que tiene algunos siglos de historia y le otorgo dos orígenes posibles:
1 – El hombre notó que por medio de simples gestos amables podía obtener beneficios desmesurados por parte de las mujeres.
2 – El hombre creyó necesario asistir a la mujer en ciertas tareas en que no la consideraba totalmente apta. Ej.: abrir puertas, pagar cuentas, ensuciar su capa para cubrir un charco de agua, etc.

Tomaré en cuenta un tercer origen surgido de la intersección de ambas.

 

Ahora lo tenés que lavar... GIL

Pero contradiciéndome inmediatamente voy a exponer la que creo es la verdadera razón del surgimiento de la caballerosidad:

Fueron las propias mujeres quienes muy hábilmente infiltraron esta sarta de adornos, los cuales benefician únicamente a ellas mismas. El hombre promedio puede pensar que esto ya no importa porque al final del día obtienen su premio en la cama, pero créanme que esto no es así. Los agradecimientos en especie los brindan de todas formas, al fin y al cabo, a todos nos gusta lo mismo.

¿Pero qué ha pasado a lo largo de los años? Algo que me aterroriza… ya no son solamente las mujeres quienes impulsan este tema, los hombres, animales de costumbre si los hay, se obligan a sí mismos a comportarse de tal manera. Se atacan, se recriminan, se desvalorizan.

¿Una mujer no puede abrir la puerta del auto? Digamos que es un lindo gesto por parte del hombre hacerlo cada tanto por ella. ¿No sería un lindo gesto que ella también lo haga por él? Abran los ojos, está todo muy claro.

¿Y qué pasa si el hombre en la primera cita no cumple con estas reglas? La mujer al otro día comentará con su cómplice lo poco caballero que fue el tipo y este queda practicamente descartado.

O peor aún, supongamos que los primeros meses de relación el señor hacía “buena” letra y le abría siempre la puerta del auto, pero después se cansó de hacerlo. Ahí llegan los reclamos del estilo “ya no me querés como antes”. Es una obligación, ya quedó institucionalizado.

 

Le abr� la puerta, hoy la pongo

Hablar de machismo es irrelevante. O tal vez no tanto, ¿son las mujeres las machistas más empedernidas? No ahondaré en esa cuestión por ahora, es un tema bastante más amplio.

Afirmo entonces por medio de mi teoría que la caballerosidad fue instaurada no por los hombres, sino por el otro bando.

Afortunadamente no todas las mujeres se aprovechan de esta vulnerabilidad, todavía quedan algunas decentes. La lucha no está perdida, ¿algún día lograremos vencer al machismo femenino? Estén alertas, es el peor enemigo de nuestra dignidad.

Saludos,

El ermitaño.

———————————–
Contalo, contalo:

Digg Delicious Newsvine Reddit Blinklist Furl Blogmarks Shadows Simpy